Pide presupuesto GRATIS y sin compromiso

Teléfono fijo +34 91 11 58 391 / Teléfono móvil y WhatsApp +34 636 433 047

Problemas de conducta de los hijos
Los problemas de conducta de los hijos son una de las primeras causas por las que los padres acuden a nuestra agencia de detectives privados. La falta de comunicación con los niños y la frustración de los padres no hacen más que aumentar el problema. Pero ¿Cómo pueden ayudar los detectives en esta situación?

Problemas de conducta de los hijos

Los primero que debemos saber es cómo identificar si nuestro hijos tiene algún trastorno del comportamiento.

Cuando hay problemas de conducta de los hijos esto afecta principalmente a los padres y los profesores. El niño desobedece, contesta, puede mostrarse agresivo, tiene dificultades en las relaciones sociales, etcétera. Algunas características que podemos observar cuando hay problemas de conducta de los hijos son:

  • Contestaciones irrespetuosas.
  • Enfados frecuentes.
  • Desafía la autoridad.
  • Culpa a los demás de sus errores o malos comportamientos.
  • Desobediencia.
  • Mienten.
  • Comete robos.
  • Puede mostrar comportamientos agresivos y crueles con compañeros.
  • Maltrato de pequeños animales.
  • Comportamientos rencorosos y vengativos.

Estos comportamientos son muy frustrantes. El niño contesta y no obedece. Esto produce un sentimiento de malestar, impotencia y pérdida de autoridad por parte de los educadores. Estos últimos, en un intento de retomar el control, se imponen. El adulto sube el tono de voz, repite la orden de forma severa. Comienzan las amenazas y recriminaciones de la conducta del niño. A partir de aquí el adulto ha perdido completamente el control de la situación.

El niño se mantendrá desobediente y el enfado aumentará. Entonces el adulto seguirá subiendo el tono de voz, repetirá la orden incluso llegarán las agresiones. Esto suele suceder en presencia de otros hijos o alumnos. El resultado de esta situación es: el adulto frustrado, enfadado y desolado, y la actitud negativa reforzada.

¿Cómo diagnosticar un trastorno del comportamiento?

¿Cómo diagnosticar un trastorno del comportamiento?Grupos de expertos, principalmente psicólogos, deben ser los encargados de diagnosticar los problemas de conducta de los hijos. En la familia y las escuelas es donde se comienza a tener sospechas sobre el diagnóstico. Es muy importante ser conscientes de que solo un profesional, experto en salud mental, puede diagnosticar este problema.

La evaluación del niño y la familia es fundamental para poder determinar si existe realmente un problema de conducta. Hay comportamientos que, aunque no sean de nuestro agrado, se encuentran dentro de la normalidad. Estos son transitorios y pueden experimentarse por todos los niños. Por ejemplo, es frecuente que durante las fases de cambio se muestren estos comportamientos, como en el paso de niños a adolescentes.

Para poder saber si nos enfrentamos a problemas de conducta de los hijos es necesario saber cómo son estos problemas. Por ello, en este post vamos hablar de los dos trastornos de comportamiento más comunes en los menores.

¿Cómo puede ayudar un detective privado en esta situación?

Los detectives privados son esenciales a la hora de realizar esta función. Muchos de los problemas de conducta de los hijos se originan en situaciones que, debido al desconocimiento de estas, no se pueden solucionar. En nuestra agencia hemos tenido varios casos donde esta situación se originaba por casos de bullying en el colegio o en las redes sociales, problemas familiares tras un divorcio, casos de abandono de menores por parte de uno de sus tutores, consumo de drogas, etcétera. Ser capaces de detectar el origen del problema, es completamente esencial para hacerle frente.

Trastorno negativista desafiante

Los niños que tienen este tipo de trastorno del comportamiento tienen un claro patrón de irritabilidad y enfado. Es frecuente que busquen iniciar discusiones, con actitud desafiante y vengativa. Los periodos suelen ser largos, llegando a ocupar incluso medio año. Depende de la edad del niño la frecuencia varía para considerarse un trastorno como tal y no una fase. Este se manifiesta con, mínimo, cuatro de los siguientes síntomas. Es importante destacar que se considerara trastorno siempre que esto se manifieste hacia un individuo que no sea su hermano o hermana:

  • Enfado e irritabilidad:
    1. Pérdida de control.
    2. Susceptible o se molesta con relativa facilidad.
    3. Tiene actitud enfadada y resentida.
  • Actitud desafiante, busca crear discusiones:
    1. Discute con la autoridad, adultos o con personas de mayor edad. En el caso de los niños y los adolecentes.
    2. Molesta a los demás deliberadamente.
    3. No se hace responsable de su comportamiento. Culpa a los demás.
    4. Desafían frecuentemente o se niegan a obedecer la petición por parte de la autoridad o las normas.
  • Vengativo:
    1. Ha tenido comportamientos vengativos o rencorosos en el último medio año.

Este trastorno se asocia a un malestar del menor o de personas de su entorno social. Tiene un grave impacto a nivel educativo, social y personal.

Trastorno de la conducta

Este tipo de trastorno del comportamiento sigue un patrón repetitivo y constante. En este, el niño no respeta los derechos básicos de las personas que lo rodean. Tampoco sigue las normas o las reglas sociales propias a su edad. Para poder decir que estamos ante este problema, el menor debe presentar como mínimo tres de las siguientes características y, como anteriormente, mínimo durante un periodo de seis meses:

  • Ejerce intimidación, acoso o amenazas.Trastorno de la conducta
  • Agrede o maltrata a personas o animales.
  • Ha violado a alguien.
  • Destruye la propiedad deliberadamente de otra persona.
  • Ha prendido fuego deliberadamente en busca de producir daños graves.
  • Engaña, miente, roba o falsifica.
  • Ha invadido la propiedad de alguien.
  • Incumple las normas.
  • Se escapa por las noches desobedeciendo la autoridad (antes de los 13 años).
  • Se ausenta de casa por tiempos prolongados sin informar a sus padres o tutores.
  • No va a clase (antes de los 13 años).
  • Busca iniciar peleas.
  • Miente para evadirse de las obligaciones.
  • Ha usado armas potencialmente peligrosas para terceros.

Este tipo de problemas de conducta de los hijos, crea un gran malestar en los ámbitos social, laboral y académico. Si nuestro hijo supera la mayoría de edad, no se le pueden aplicar estos criterios.

Los niños que padecen este trastorno tienen falta de remordimiento o culpabilidad por la ausencia de la empatía. También carecen de emociones prosociales, no se preocupan por su rendimiento incluso pueden no mostrar ningún tipo de aprecio.

¿Cuándo debemos investigar posibles problemas de conducta con los hijos?

Muchas personas creen que las investigaciones de índole familiar se centran en las infidelidades, separaciones o divorcios y la custodia compartida de los hijos. Sin embargo, a nuestra agencia, llegan numerosos casos relacionados con la conducta de los menores.

Es frecuente que cuando una familia acuda a nosotros haya visto signos claros para saltar las alarmas. A pesar de ser conscientes del problema, no saben cómo afrontarlo adecuadamente.

Hay muchos niños que desarrollan comportamientos agresivos, actitudes desafiantes, rabietas con las figuras de autoridad y los adultos. Esto siempre tiene varios factores de origen, uno de ellos es el trastorno de la conducta.

Normalmente los padres desconocen las causas del problema de su hijo. Los detectives buscan hallar la información necesaria para explicar el cambio de comportamiento de este. Esto es completamente necesario para poder hacerle frente al problema.

Es importante diferenciar un niño mal educado de uno que realmente tiene un trastorno de conducta.

Razones para contratar un detective para investigar a mis hijos

Esta situación es mucho más común de lo que pensamos. Contar con el apoyo de un buen equipo de detectives privados para poder saber lo que hacen nuestros hijos.

Aquellas personas que buscan contar con los servicios de un detective privado quieren, sencillamente, saber las actividades que realizan sus hijos. Conocer sus círculos de amistades, su entorno sentimental, entretenimientos y aficiones que no sean conocidas por sus padres.

Una de las principales razones por la que este tipo de investigaciones llegan a nuestros despachos es porque algún padre, familiar o ser cercano al niño ha notado un brusco cambio de comportamiento. También es frecuente cuando cambian drásticamente de costumbres, de círculo de amigos, bajadas bruscas en el rendimiento escolar.

Es muy importante que tengamos en cuenta que cuando un menor empieza a tomar costumbres adictivas, no es consciente de ello. Es completamente necesario contar con apoyo externo y con gente con experiencia en estos casos. Hay que detectar estas situaciones lo antes posible para poder superarlo y salir de la adicción.

Estas investigaciones son igual de importantes como de delicadas. Rozan delicadamente el derecho a la intimidad del menor. Es importante que se realicen únicamente por un detective privado. Con esto queremos decir que debemos contar con un profesional cualificado y habilitado que conozca adecuadamente los protocolos. Si no es así, nos ponemos en riesgo de sobrepasar los límites, vulnerando así los derechos de nuestros hijos.

Cambios de comportamiento por una posible adicción

Cambios de comportamiento por una posible adicciónSi creemos que nuestro hijo está consumiendo alcohol o drogas, hay algunos síntomas que podemos detectar:

  • Comportamientos agresivos.
  • Aislamiento social.
  • Salidas prolongadas del hogar.
  • Depresión.
  • Ansiedad.
  • Falta de apetito, de sueño o de concentración.
  • Cambios de comportamiento.
  • Cambios bruscos de personalidad.
  • Abandona o cambia su entrono social.

Un detective privado tan solo es un profesional más. Contar con los servicios de estos profesionales se puede equiparar a los servicios de un abogado, un médico, un entrenador. La información que puede aportar un detective privado nos puede dar la clave para tomar una buena decisión a los problemas con nuestros hijos.

En el caso de tener problemas de conducta de los hijos, o si sabes de alguien que se encuentra en esa situación, póngase en contacto con nosotros.

Cómo descubrir una infidelidad
Factores de riesgo y consecuencias del maltrato infantil.

Share This Story!

You may also like

Problemas de conducta de los hijos . Detectives privados.

¿Cómo puede ayudar un detective en los casos donde hay problemas de conducta de los hijos? Desde nuestra agecia le contamos cómo.

Problemas de conducta de los hijos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies