Detectives Madrid

El problema del absentismo escolar

Cada vez son más los padres que acuden a nuestra agencia de detectives privados preocupados por el problema del absentismo escolar. ¿Por qué hay tanto fracaso y abandono de las aulas en nuestro país? ¿Por qué los adolescentes dejan de ir al instituto? ¿Cómo puedo averiguar si mi hijo falta a clase? ¿Cómo puedo solucionarlo?

Etapa de rebeldía

Esta situación aumenta en la adolescencia. Esta etapa es realmente complicada. Está llena de cambios y es frecuente que los niños comiencen a mostrar comportamientos rebeldes, intentando así reafirmar su propio “yo”. Podemos decir que la rebeldía es el factor principal que causa el absentismo escolar.

El término de absentismo escolar hace referencia a la conducta de dejar de asistir a clase sin causas que lo justifiquen. Esta conducta no tiene razón sostenible o visible.

¿Quién no ha hecho novillos alguna vez? Por muy responsable que sea la persona, es posible que alguna vez en la vida no haya querido ir a clase, sencillamente porque no se veía con ganas. Esto puede ser algo normal, una situación puntual de la que no hay que preocuparse. Por otro lado, se encuentran los casos en el que las ausencias se hacen frecuentes. Es habitual que, en estos casos, en la rutina del joven no entre ir a clase.

El problema del absentismo escolar va más lejos de la pérdida de un curso. Las causas y las consecuencias de esta situación pueden ser realmente graves para el adolescente.

Causas y consecuencias del absentismo escolar

Causas

Las causas que derivan en el absentismo escolar son muy diversas. A pesar de la gran variedad, todas tienen un rumbo en común. El adolescente tiene una falsa sensación de madurez, por lo que necesita sentirse mayor y responsable de su propia vida y de sus actos. A pesar de que cada niño posee un nivel de madurez diferente, en la mayoría de casos, los adolescentes no son lo suficientemente responsables.

Es frecuente que el absentismo escolar comience porque el adolescente decide faltar a clase para poder reafirmar su capacidad de decisión. Cuando esta es la causa, el adolescente deja de ir por aburrimiento. En un principio se trata de conductas aisladas. El principal problema es que esto termina convirtiéndose en hábito. El placer obtenido por acudir a clase es mucho menor que el que pueden conseguir realizando otro tipo de actividades.

Otras causas se encuentran dentro del ambiente familiar y escolar. Puede que no sean determinantes, pero pueden afectar al adolescente de forma severa. El maltrato, abandono del menor, bullying, etcétera.

Consecuencias

Cuando el problema del absentismo escolar pasa a ser rutinario en un adolescente nuestros detectives, gracias a la experiencia en estas investigaciones, han descubierto ciertas consecuencias comunes:

¿Qué puedo hacer ante el problema del absentismo escolar?

Cuando una familia se enfrenta al abandono escolar del adolescente, rara vez saben cómo solucionarlo adecuadamente. Enfrentamientos constantes, distanciamiento con el adolescente, desestructuración de la estabilidad familiar. ¿Cómo puedo solucionar el problema del absentismo escolar?

No le restes importancia:

En ocasiones se comete el error de pensar que el absentismo escolar es un problema menor. Es necesario hacerle entender al adolescente que forma parte de su responsabilidad y que no está cumpliendo con ella. De la misma forma, debemos averiguar cuál es la causa por la que nuestro hijo está faltando a clase.

Acércate a tu hijo:

Aprende a escuchar, habla con él y ayúdale a tomar decisiones. Es más importante y fácil ayudar a cambiar una conducta errónea que imponer la correcta. Además, si tenemos una buena comunicación con el adolescente, podremos averiguar si se trata de causas más graves que la simple rebeldía.

Ser adulto requiere responsabilidades:

Es importante que el adolescente entienda que no demuestra su madurez tomando una decisión propia de un niño rebelde. Debemos hacer entender a nuestro hijo que ser adulto requiere cumplir las responsabilidades y que su principal responsabilidad es estudiar.

El correcto desarrollo de la disciplina:

Si esperas a comenzar a disciplinar a tu hijo en la adolescencia, puede que te enfrentes a algo demasiado grande. Es importante comenzar con la disciplina desde que son niños. Establecer límites y el refuerzo positivo a tiempo puede ser clave.

Disciplina positiva:

Hay que hacerle comprender que no está siguiendo un comportamiento adecuado. Debemos aplicar la autoridad con disciplina positiva. Los adolescentes necesitan límites y autoridad para formar su conducta y hábitos de forma adecuada.

Un ejemplo a seguir:

Si el adolescente está acostumbrado a que los adultos de su alrededor pongan excusas para ir a trabajar, verá el absentismo escolar como algo normal o justificado. No puedes decirle a tu hijo que no debe de fumar con un cigarrillo en la boca.

Seguimiento de las asistencias y faltas a clase:

Es importante saber qué hacen nuestros hijos. Mantener contacto con los profesores y el centro puede ayudar mucho en ello. También, gracias al apoyo de los detectives privados, podemos realizar seguimientos a los menores en caso de que no estén acudiendo a clase. Podremos asegurarnos de que no está teniendo conductas peligrosas o dañinas, dónde pasa las horas o cuáles son las causas por las que está incurriendo en estos comportamientos.

Actúa rápido:

Incluso si se trata de situaciones puntuales, no debes dejarlo pasar. Es importante que desde un principio se hable con el adolescente, que este de las razones de las ausencias y comprenda que debe de ir a clase.

Muestra interés por la vida escolar de tu hijo:

Es importante que el adolescente se sienta apoyado. Que el menor vea interés por parte de sus seres queridos y que en el caso de necesitarlo, tenga la confianza suficiente para pedir ayuda.

Comportamientos sospechosos

En el problema de absentismo escolar tenemos una parte “buena”. Como nuestros detectives privados han podido comprobar, existen comportamientos comunes en los adolescentes que deberían de ponernos en alerta.

Nuestro hijo comienza a fallar en los estudios. El comportamiento y la forma de relacionarse con su familia comienzan a ser distante y posiblemente con notorias faltas de respeto y desafíos a la autoridad. No quiere encargarse de sus tareas, con lo que se ocasionan constantes discusiones. Estas discusiones no solo se producen con las figuras de autoridad, es muy posible que si tiene hermanos mayores o menores también se debiliten la relación con estos. Aparecen las faltas de respeto, las subidas de tono.

Los jóvenes que tienen este tipo de problemas suelen tomar una postura huraña. Pasan largas horas encerrados en su cuarto, saliendo únicamente para comer. Sabemos que algo le pasa, pero ¿cómo podemos hablar con él si solo hay discusiones?

Hay situaciones que a todos nos hacen saltar las alarmas. Sabemos que algo está sucediendo, que las compañías de nuestro hijo parecen no ser las adecuadas.

El principal problema es la falta de comunicación.

No debemos desesperar aunque aparentemente nos encontremos en un bucle sin solución. Por muy difícil que parezca afrontar esta situación. Cuando sale de casa, no sabemos qué hace nuestro hijo. Esto es la clave fundamental para poder abordar el problema, de ahí la importancia de contar con profesionales que puedan averiguar qué está pasando.

Más allá de la rebeldía

Como dijimos anteriormente, aquí hablaremos de las causas graves que producen el problema del absentismo escolar. Hablamos del acoso escolar, el jugueteo con las drogas y el alcohol, malas compañías, maltrato.

Existen situaciones en las que nuestra profesión puede ser la clave y lo único que nos dé las respuestas para poder salir adelante. La capacidad que tienen los detectives de aportar pruebas de este tipo de investigaciones familiares en ocasiones son la solución para poder resolver un conflicto.

Hay muchas ocasiones en las que los padres tienen sospechas sobre el comportamiento de sus hijos. En la gran mayoría de investigaciones realizadas en torno al absentismo escolar, terminan desvelándose problemas que van más allá de la rebeldía de un adolescente. Es vital localizar el foco del problema para empezar a poner soluciones.

Acoso escolar como causa principal del absentismo escolar

El acoso no solo está dentro de las clases. El aumento del acoso escolar o bullying es realmente preocupante. La víctima se ve cada vez más encerrada y presionada, con lo que su mejor arma -aparentemente- es encerrarse en sí mismo y no salir de su habitación.

¿Por qué ha aumentado el absentismo escolar por el acoso? Desgraciadamente, aunque las nuevas tecnologías nos hacen la vida más fácil, también se la hace a los acosadores. Atacar a alguien a través de una pantalla y de forma aparentemente anónima es mucho más fácil que hacerlo en persona. Cada vez son más los menores de edad relacionados con ciberdelitos.

Debido a esta preocupante realidad, nuestra agencia de detectives privados cuenta con el apoyo de peritos informáticos. Estos se encargan de toda aquella parte de la investigación relacionada con Internet o las redes sociales. Cómo es bien sabido, a día de hoy, es común que los adolescentes tengan alguna red social como Facebook, Instagram, WhatsApp. Gracias a las investigaciones y el apoyo de estos profesionales tenemos la capacidad de demostrar quién es el culpable de acosar a nuestro hijo.

El aumento de este tipo de acoso, que es el principal causante del absentismo escolar, ha preocupado mucho a nuestro país. Instituciones como el Ministerio de Educación buscan diariamente luchar contra este problema.

Si cree que a su hijo le puede afectar el problema del absentismo escolar, si le preocupa su comportamiento no dude en contactar con nosotros. Tenemos una larga experiencia en este tipo de investigaciones. Ofrecemos asesoramiento completamente gratuito y seguimiento durante la investigación. De este modo, nuestros clientes siempre tendrán a su disposición toda la información necesaria para poder afrontar este problema adecuadamente.

Cómo conseguir la custodia de los hijos
Señales del maltrato psicológico