Detectives Madrid

Comportamientos agresivos en la pareja

Nuestra agencia de detectives privados ha tratado durante años con problemas relacionados con comportamientos agresivos en la pareja. Incluso hemos vivido situaciones en las que la victima de la agresión era incapaz de verse como tal. Hoy aprenderemos a ver las señales y cómo afrontarlas de forma adecuada y eficaz.

Mi pareja tiene comportamientos agresivos

Los comportamientos agresivos dentro de una pareja son más frecuentes de lo que muchas personas piensan. En nuestra agencia de detectives privados han llegado muchas solicitudes de investigación referentes a este problema.

Sin embargo, a pesar de lo que muchas personas piensan, no es la propia pareja la que acude a nosotros en busca de ayuda. Por norma general, son amigos, familiares o gente cercana la que empieza a ver señales de alerta y decide buscar ayuda a nuestros profesionales para despejar dudas o conseguir pruebas.

El verdadero problema no es que tu pareja tenga comportamientos agresivos, sino darse cuenta de la situación.

Los comportamientos agresivos y agresivos-pasivos son parte de una personalidad que se caracteriza por ejercer abuso y desgaste sobre otra persona. En este caso estamos hablando de parejas, pero puede darse dentro de cualquier tipo de relación.

El mayor riesgo de esto es que muchos de estos comportamientos son sutiles y son fáciles de normalizar. Y se pueden asociar con la violencia de género.

Hoy hablaremos sobre los comportamientos agresivos que más desapercibidos pasan. Aquellos que, a pesar de que muchas veces no somos conscientes de ellos, terminan por minar la confianza, la seguridad y el amor propio de una persona.

La manipulación, la falta del cumplimiento de responsabilidades personales, la restricción de necesidades, etcétera. En general, comportamientos y conductas de este tipo. Estas forman con mucha frecuencia parte de un tipo de trastorno, que se conoce como: Trastorno de la personalidad negativista.

Cuando encontramos estos problemas dentro de una relación estamos ante algo grave. Este puede hacer que la convivencia sea un auténtico tormento. También puede dañar con gravedad el nivel afectivo. Las personas con este comportamiento no solo afectan a su pareja, tienen a dañar su entorno laboral familiar.

La personalidad agresiva

Como hemos dicho antes, aquí nos centraremos sobre todo en comportamientos que pueden pasar desapercibidos. Aquellos que muchas personas ignoran que sean un problema real, porque los tienen normalizados. Dentro de la personalidad agresiva, hablaremos principalmente de los comportamientos agresivos pasivos, más comunes de lo que la mayoría de personas piensan.

Lo más importante que debemos de conocer es el concepto de personalidad agresiva.

La personalidad agresiva existe desde el principio de los tiempos. En términos psicológicos encontramos una gran definición en el Manual diagnostico y estadístico de los trastornos mentales (DSM). A pesar de ello y en consecuencia de ciertos problemas dentro de los criterios diagnósticos de hoy en día, no aparecen en la última versión de este.

El trastorno de personalidad agresiva ha sido estudiado por la Universidad Estatal de Michigan. Aquí podemos encontrar que este tipo de personalidad se relaciona directamente con las realidades clínicas. Estas pueden ser el narcisismo, incluso personalidades más extremas, pero que no llegan a considerarse un trastorno como tal.

Sea la situación que sea, una personalidad agresiva o agresiva pasiva es altamente compleja y tóxica. Tiene grandes capacidades de ser dañina, sobretodo en el plano afectivo.

Comportamientos agresivos en la pareja

El estudio publicado por la revista Comprehensive Psychiatry define los rasgos más característicos de la personalidad agresiva. Uno de los datos más destacables es que este tipo de personalidad se presenta más en hombres que en mujeres, de la misma forma que la violencia de género.

A pesar de ello, lejos de que el comportamiento se asocie más o menos a un determinado género, existen hechos indiscutibles. En el momento en el que aparecen comportamientos agresivos aparecen los problemas.

Uno de los factores más destacables dentro de los comportamientos agresivos en las relaciones, son los problemas de comunicación.

Cuando hablamos de que tu pareja tiene comportamientos agresivos, nos damos cuenta de que hay detalles en común. El más frecuente es que este tipo de personas tenga dificultades para expresarse. Aun peor, tienden acumular sentimientos de rabia e ira producto de su baja autoestima.

Como estas personas no son capaces de comunicar sus problemas, frustraciones o preocupaciones, las van acumulando. Estas sensaciones negativas terminan convirtiéndose en un gran resentimiento. Como consecuencia les hace ser personas manipuladoras y castigar a los más cercanos, posiblemente su pareja. Estos castigos suelen ser muy destructivos, aunque sutiles. Más dolorosos de lo que muchos podemos imaginar.

Características de un comportamiento agresivo

Comportamientos distantes

Vamos a conocer el término de “la ley de hielo” ¿Alguna vez has escuchado esta expresión? Cuando nos enfrentarnos a comportamientos agresivos en la pareja, este es uno de los que más desapercibidos pasa.

La “ley de hielo” es muy sencilla y bastante ilustrativa. Dentro de los comportamientos agresivo-pasivos se usa el silencio como arma. Comportamientos distantes y abandono. Esto se utiliza como método de chantaje o coacción.

Esto se da en momentos en los que nos preguntamos qué le ocurre a nuestra esposo o novio, aunque no podemos saberlo, porque nos hace el silencio. Ese momento en el que te das cuenta de que tu pareja no está bien, pero se niega a contar contigo.

Es normal que haya actuaciones físicas acompañadas de “la ley de hielo” malos gestos, contestaciones o incluso violencia física si insistimos en conocer qué está pasando.

Falta total de cooperación

Esto es muy habitual. Las personas con un comportamiento agresivo tienden a no responsabilizarse de las cosas. Esto crea una sensación de falso poder que les hace intentar oprimir a los que están a su alrededor. Su falta de cooperación le permite juzgar de forma constante a los demás.

Esta es una de las señales más comunes de que mi pareja tiene comportamientos agresivos. Al evitar formar parte de las cosas intentan conseguir aislarse en su propia esfera de perfección. Cuanto menos hagan, menos posibilidades de caer en error y más oportunidades de criticar a los demás.

Las personas con este tipo de comportamiento buscan “un lugar seguro” desde donde criticar y menospreciar al resto.

Falta de atención y distracción constante

Es muy posible que en más de una ocasión te hayas dado cuenta de que tu pareja no te escucha. Cualquier persona con comportamientos agresivos-pasivos, fingirá no haberte escuchado cuando les hablas.

Fingir una falta de atención o distracción cuando intentas comunicarte con una persona cuando tienes problemas, es una forma de controlar la situación. El agresor utiliza esta táctica como método de manipulación. Este es muy sutil, pero puede llevar a situaciones de alta tensión y frustración.

Negación de la comunicación

Como hemos dicho en el punto anterior. Una de las características principales de este tipo de comportamientos agresivos, es la imposibilidad de comunicarse con estas personas.Negar la comunicación es un factor muy frecuente. Podemos saber que están mal o molestos, sin embargo, no podremos hablar con ellos o lo negaran.

Este tipo de personas tienen a levantar un muro para poder evitar cualquier tipo de conversación. Repetirán que están bien, incluso aunque sean incapaces de evitar su mostrar su incomodidad.

Uso del sarcasmo

Recordemos que este tipo de personas se encierran en sí mismos. No nos dirán que les pasa o que les molesta. A pesar de esto, es muy posible que muestren unas increíbles dotes en el uso del sarcasmo.

Estas personas utilizan el sarcasmo para atacar. Lanzan pequeñas dagas a la autoestima de sus parejas. Intentan destruir el equilibro, la seguridad y la integridad de los seres queridos que tienen alrededor.

Agresores victimistas

Comportamiento indispensable de cualquier persona agresiva: el comportamiento de víctima. Indispensable para cualquier maltratador. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de individuos que son incapaces de expresar sus emociones. No pueden o no saben expresar lo que sienten en voz alta, decir que les molesta, lo que quieren, los problemas que tienen.

La única forma en la que estas personas se comunicarán será para hacer daño a las personas que están a su alrededor o para hacerse las víctimas.

Estas personas dicen ser las menos respetadas, las que menos atención reciben, unos incomprendidos. Quieren ser el centro del universo donde, sus parejas, ejercen todo su poder para hacerles daño, por eso tienen que ser agresivos.

Si mi pareja tiene comportamientos agresivos nos habremos dado cuenta de que utiliza la victimización como excusa recurrente. Una situación en la que han causado daños, jamás se disculparán. En estas situaciones nos encontraremos con comentarios del estilo “Te he hecho daño porque tú…”, “Me has obligado hacerlo”, “Te extraña que me porte así contigo si mira cómo eres”.

Si tiene alguna duda sobre los comportamientos agresivos en la pareja no dude en ponerse en contacto con nosotros. Tenemos una larga experiencia en casos como estos. Estamos especializados en investigaciones donde se han demostrado situaciones de maltrato y, gracias a nuestros servicios, se ha podido comenzar un proceso, incluso legal, para solucionarlo.

¿Qué hacer si me acosan por teléfono?
Cómo se realizan las vigilancias a menores