Pide presupuesto GRATIS y sin compromiso

Teléfono fijo +34 91 11 58 391 / Teléfono móvil y WhatsApp +34 636 433 047

Bajas fraudulentas y competencia: pruebas para despidos

La agencia de detective Madrid lleva años obteniendo pruebas para probar bajas fraudulentas y competencia desleal. Todo esto necesario para lograr despedir a ese empleado deshonesto y que se aprovecha de la buena fe de sus empleadores. Las perdidas anuales que se contabilizan van más allá de los 1000 millones de euros. Consecuencias que no se quedan solo en esta cuantía, sino que entraña más problemas. Compañeros de trabajo que suplen ese puesto vació con horas y trabajo extra, con los mismos salarios. Las arcas del Estado con la Seguridad Social cayendo hacia abajo. Empresarios, que sufren esto y luego, que ven al trabajador, como el enemigo número uno.

Alerta con las bajas fraudulentas y la competencia desleal

Con la crisis las bajas laborales cayeron; el temor de aquellos que tenían trabajo y poder perderlo, fue la causa de esta bajada. Sin embargo, antes de la crisis, muchos españoles pedían o solicitaban las bajas como si fuera algo habitual.

Este tipo de prácticas, hicieron que muchos empresarios, pidieran ayuda a profesionales como los detectives privados en Madrid. Las solicitudes de estas investigaciones comenzaron porque sus propios abogados les demandaban pruebas. Evidencias donde se pudieran ellos basar para los despidos procedentes. De esta forma, el propio empresario podía despedir a ese trabajador y no indemnizarle.

Muchos de estos servicios se empezaron hacer un hueco en la vida empresarial española. El objetivo era poder distinguir a los empleados que sí hacían su trabajo, de aquellos que no.

A su vez, también se podía diferenciar de aquellos que, si estaban enfermos o sufrían lesiones por un accidente laboral, de los que fingían. Con todo este panorama, los detectives nos convertimos en los aliados de los responsables de las empresa y compañías.

Al mismo tiempo, en estas investigaciones laborales, los detectives nos dimos cuenta que existía otro perfil. Aquel que no acudía a su lugar de trabajo, pero si trabajaba en otro lugar. Podía ser su propio negocio o el de un tercero. A esto se le llama competencia desleal, algo más habitual de lo que pensamos.

Competencia desleal: robo de clientes y proveedores. Segundo trabajo

En los seguimientos se ve con claridad los movimientos de estos sujetos. En ellos vemos como sus supuestas dolencias ni aparecen. Incluso la gravedad de estas, desaparecen milagrosamente. Personas que alegan dolores de espalda o traumatismo graves, conducen, práctica deporte o trabajan normalmente.

Ya en otro post hablamos de los despidos disciplinarios, donde las pruebas conseguidas por los detectives son legítimas. En los alegatos para defenderse, este tipo de sujetos, ponen a los detectives como si fueran los demonios. Francamente, si se ponen así es sólo por una razón: porque les hemos pillado mintiendo. Lo mismo sucede con estos empleados que piden baja y luego están trabajando en otro lugar. Y ese segundo sueldo suele ser percibido en negro. Por no comentar del robo de clientes y proveedores para la otra empresa.

No solo se aprovechan de percibir un sueldo en A, sino que además se quedan con un dinero que es de todos. La Seguridad Social paga parte de ese sueldo por baja y la otra parte el empresario. Mientras cobran ese sueldo, también cobran en B, más dinero. Y este último, ni pasa por Hacienda, ni debe pagar autónomos o impuestos. Todo esto hace que la opinión pública, empiece alzar la voz.

Si antes este tipo de prácticas se veían como una forma de “vengarse” con el empresario o las administraciones, ahora es diferente. Las repercusiones que se crean con estas bajas laborales falsas, llegan hasta los compañeros. Y la creación de nuevos puestos; trabajadores que tienen su valía pero que no pueden demostrarlo por todo esto.

Consecuencias para el empresario y los empleados

Cuando hablamos de las bajas fingidas y la competencia desleal, siempre pensamos en los agravios que va a tener el empresario de turno. Pero hoy también vamos a fijarnos en aquellos que al igual que el empresario, sufren este problema.

No es la primera vez, que, en nuestra agencia de investigación privada, vienen el empresario con un trabajador para contratarnos. Ellos están hartos de suplir la ausencia de ese compañero, tienen mas trabajo y deben rotar de puestos. Por no obviar que ese puesto de trabajo, al estar de baja, no se puede conceder a otro. Sólo puede sustituirle, quitando la posibilidad a ese trabajador de ser un empleado fijo en la empresa. Estas actividades ilegales hacen perder trabajos a empleados y dinero a empresarios.

pruebas para despidos

Lo mismo sucede con la competencia desleal; al robar clientes y proveedores, el daño es doble. No sólo destroza una empresa, si hablamos de pequeños negocios, ni que decir. Sino que, al llevarse clientela, las producciones se paran y baja el trabajo. Por lo cual, los compañeros de estos sujetos, ven peligrar su puesto de trabajo y sueldo.

Es importante, tener en cuenta que la única forma de poder luchar con este tipo de trabajadores es con ayuda profesional. Y para este tipo de problemas más bien, se necesita un abogado y un buen detective. Ambos son un equipo muy útil a la hora de las bajas laborales falsas y la competencia. Cada día en los juzgados de lo social, se puede ver muchos informes de detectives. Los cuales obtienen las pruebas y ratifican sus investigaciones ante el juez.

Pruebas que pueden llegar a los tribunales o a un pacto a favor de la empresa

La contratación de los detectives en estos casos es crucial. Las pruebas contribuyen a cuidar los intereses de la empresa. Demostrando esa mala praxis o esa “caradura” de ese empleado. Sin pruebas y con sospechas de las mentiras de un trabajador, el responsable de esa empresa poco puede hacer.

Si se la quiere jugar y le despide, terminará el asunto en los Juzgados de lo Social. Y en la mayoría de los casos, los jueces irán a favor de la parte más débil: el trabajador. En cambio, con pruebas donde se vea como ese mismo sujeto esta bien o acude a otro lugar a trabajar; la cosa cambia. La diferencia que, en primer supuesto, el empresario deberá indemnizarle. En el segundo supuesto, el despido es procedente y no deberá pagar nada a ese trabajador.

La visión del empleado que quiere cobrarse lo que supuestamente le debe la empresa o la administración, tiene que cambiar. Ya no todo vale, más cuando hemos y estamos saliendo de una crisis económica importante. Cuando hablamos de las arcas de la seguridad social que están siendo mermadas por individuos como estos.

Todo esto se tiene que ver y deber combatir, no sólo el propio empresario sino los restantes miembros de la plantilla. Esta contienda no va acabar enseguida, pero debemos cambiar de actitud para ir poco a poco a erradicarla. Los detectives estamos aportando mucho en esta lucha.

Las bajas fraudulentas y la competencia desleal hace que los empresarios vean con otros ojos a los trabajadores. Metiéndoles en el mismo saco, y despreciando su valía como trabajadores. Por eso, este tipo de comportamientos ilegales y egoístas, deben ser combatidos por toda la sociedad.

¿Qué es el intrusismo profesional?
Importancia de proteger la imagen de la empresa

Share This Story!

You may also like

Bajas fraudulentas y competencia desleal

La agencia de detective Madrid lleva años obteniendo pruebas para probar bajas fraudulentas y competencia desleal. Todo esto necesario para lograr despedir a ese empleado deshonesto y que se aprovecha de la buena fe de sus empleadores. Las perdidas anuales que se contabilizan van más allá de los 1000 millones de euros. Consecuencias que no se quedan solo en esta cuantía, sino que entraña más problemas. Compañeros de trabajo que suplen ese puesto vació con horas y trabajo extra, con los mismos salarios. Las arcas del Estado con la Seguridad Social cayendo hacia abajo. Empresarios, que sufren esto y luego, que ven al trabajador, como el enemigo número uno. Alerta con las bajas fraudulentas y la competencia desleal Con la crisis las bajas laborales cayeron; el temor de aquellos que tenían trabajo y poder perderlo, fue la causa de esta bajada. Sin embargo, antes de la crisis, muchos españoles pedían o solicitaban las bajas como si fuera algo habitual. Este tipo de prácticas, hicieron que muchos empresarios, pidieran ayuda a profesionales como los detectives privados en Madrid. Las solicitudes de estas investigaciones comenzaron porque sus propios abogados les demandaban pruebas. Evidencias donde se pudieran ellos basar para los despidos procedentes. De esta forma, el propio empresario podía despedir a ese trabajador y no indemnizarle. Muchos de estos servicios se empezaron hacer un hueco en la vida empresarial española. El objetivo era poder distinguir a los empleados que sí hacían su trabajo, de aquellos que no. A su vez, también se podía diferenciar de aquellos que, si estaban enfermos o sufrían lesiones por un accidente laboral, de los que fingían. Con todo este panorama, los detectives nos convertimos en los aliados de los responsables de las empresa y compañías. Al mismo tiempo, en estas investigaciones laborales, los detectives nos dimos cuenta

Bajas fraudulentas y competencia desleal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies