Detectives Madrid

Los mitos más comunes de los detectives privados

En nuestra agencia de detectives privados hemos escuchado un sinfín de teorías sobre nuestra área. Métodos de camuflaje, investigaciones que llevan la vida del profesional al límite, alcohol, romances. Nuestra profesión siempre ha estado muy vinculada al mundillo del cine y las novelas de ficción. Por eso hablaremos sobre los mitos más comunes de los detectives privados.

Lo que se dice sobre los detectives

Seguramente has leído u oído cosas como estas sobre los detectives:

Cuando hablamos de los mitos más comunes de los detectives, una de las primeras ideas que se nos viene a la cabeza, es que la mayoría de personas piensa que trabajamos desde las sombras. Pero lo cierto es que no permanecemos ocultos 24 horas, tapados por un abrigo que nos llega desde la nariz a los tobillos.

No nos ocultamos tras el periódico, en la actualidad un periódico llamaría la atención más que otra cosa.

5 mitos más comunes de los detectives privados

Todo el misterio que envuelve nuestra profesión viene del cine, de las novelas detectivescas de ciencia ficción, de las series de televisión. Por este motivo, desde una auténtica agencia de detectives privados, hemos querido hablar sobre los mitos más comunes asociados a nuestra profesión.

Quizás le quitemos magia y emoción a la idea que tenías de estos profesionales, pero también, al acercarnos más a la realidad, podremos hacernos una idea de cómo trabajamos y en qué podemos ayudar a nuestros clientes. Hay cosas que puede investigar un detective y otras que no.

Métodos de camuflaje de los detectives privados

Dentro de los mitos más comunes de los detectives privados este es uno de los más reales. Como el popular cómic de Mortadelo y Filemón, nuestros profesionales muchas veces se ven obligados a disfrazarse. Esta situación es mucho más común de lo que parece.

Los detectives privados obviamente no se van a disfrazar de buzón, pero hay que tener en cuenta que estos deben pasar desapercibidos independientemente del ambiente en el que se desarrollen las investigaciones.

Un buen detective tiene que aprender a pasar desapercibido, ser uno más dentro del entorno de la investigación y que, a pesar de frecuentar la zona o seguir siempre a la misma persona, no ser visto.

Un detective privado no se va a ocultar tras una gran gabardina, sombrero y gafas de sol. Pero te sorprenderías se sorprenderían de la cantidad de estos profesionales que hay en la calle trabajando y que no son vistos.

Los viajes de los detectives

Largos viajes por carretera, cafeterías solitarias y cochambrosas, moteles de mala muerte. Ese mundo de ficción ha ido calando con los años en la mente de las personas. Tendemos a ver la rutina de los detectives privados como una película lúgubre en la que estos profesionales paran a pasar sus noches en moteles polvorientos.

Ante esto, nuestros detectives no desmienten que su trabajo suele ser solitario. Por otro lado, todo lo que rodea a la vida motelera en carreteras lúgubres es totalmente diferente.

Este es quizás uno de los clichés más típicos dentro de los mitos más comunes de los detectives privados.

Los viajes de los detectives no suelen ser muy largos. Como mucho tienen a durar una semana. Además, en el momento en el que estos profesionales deben alojarse en algún sitio, lo hacen en el mismo hotel de la persona que están investigando o el más cercano posible.

Nuestros profesionales tienen una larga trayectoria profesional. Muy pocos son los que se han visto forzados a pasar una noche en una habitación de mala muerte. Por el contrario, es mucho más común el lado opuesto.

Las investigaciones con largos viajes de por medio se suelen realizar a individuos que no se privan de nada. Por ejemplo, personas pudientes que, aunque racaneaba todo lo posible con la familia, luego la mujer se sorprendía de los hoteles y las facturas que había con la amante.

La mala vida de los detectives

Cuando hablamos sobre los mitos más comunes de los detectives privados, no solo nos imaginamos a estos fumando en un callejón. No puede faltar el investigador con su copa y el cabeza gacha pensado en el caso.

Los detectives, según las novelas, deben de llevar una vida pendenciera y alcohólica para ser buenos profesionales.

Idealizamos la imagen del detective en una mesa con un cenicero lleno y una copa en la mano. Lo imaginamos, tras esa noche de copas, preparándose una enorme taza de café. Intentado recordar el romance de la noche anterior bañada en alcohol. Recordando y regodeándose en lo complicado que es el caso en el que está envuelto.

Los detectives privados son personas normales. Tu vecino mismo podría ser uno. La pareja de tu mejor amigo o esa persona con la que hablas de cosas banales en el gimnasio. Esta profesión no te lleva a la mala vida más que la de un funcionario, una persona que trabaja en una oficina, un periodista.

Y a pesar de que es verdad que suele ser una profesión solitaria, la vida familiar y el trabajo de detective también son compatibles.

Sobornos a los detectives privados

Muchos de los clientes que acuden a nuestra agencia tienen dudas sobre los posibles sobornos que pueden sufrir nuestros profesionales.

Para ponernos en situación hablaremos de una supuesta investigación. La persona de interés ha descubierto al detective, después de que este le pillara con su amante. El investigado la pregunta que cuánto le paga su mujer por descubrir la infidelidad y le ofrece el doble del dinero para que haga un informe alegando que es fiel y que son todo paranoias de su mujer. ¿Esto puede pasar en la vida real?

Dentro de los mitos más comunes de los detectives privados, es uno de los que más preocupaciones traen a nuestros clientes y es comprensible.

Desgraciadamente y echando piedras sobre nuestro propio tejado, sí, sí puede pasar. Hay investigaciones donde se ven comprometidas grandes empresas, sumas de dinero altas o temas de un enorme peso y hay veces que los detectives se han visto chantajeados por ello.

Sin embargo, para que esta situación llegue a darse. Los detectives han de ser descubiertos. Gracias a la larga experiencia de nuestros profesionales, estos saben cuándo la investigación está llegando demasiado lejos. Saben si la persona investigada empieza a sospechar.

Por nuestro lado, siempre preferimos detener la investigación antes de que nuestros profesionales sean destapados. Aunque sabemos que pueden darse situaciones  de soborno, nunca hemos llegado a algo así.

Expolicías que se vuelven detectives privados

Ese policía jubilado o que se ha ido del cuerpo, pero que aún tiene ganas de seguir en acción y decide convertirse en un detective privado. ¿Es este mito real? Pues, aunque no lo crean, es más común de lo que parece.

En nuestro campo profesional hay muchos inspectores que se prejubilan o que piden una excedencia. Antes había una ley que les obligaba a esperar un par de años para empezar a ejercer, pero esto cambió. En la actualidad, estas personas tienen más facilidades incluso que los que desde un principio quisieron ser detectives.

Ahora que conoces los mitos más comunes de los detectives privados te habrás dado cuenta que hay algunos falsos como y que no están tan lejos de la realidad. Si quieres saber en qué podemos ayudarte o qué servicios podemos ofrecerte, póngase en contacto con nosotros. Ofrecemos asesoramiento personalizo y completamente gratuito.

Qué hacen los detectives durante el confinamiento
Cómo saber si te investiga un detective privado