Pide presupuesto GRATIS y sin compromiso

Teléfono fijo +34 91 11 58 391 / Teléfono móvil y WhatsApp +34 636 433 047

10 mitos sobre los detectives privados.

¿Cuántos de nosotros hemos visto una película o hemos leído un libro sobre detectives? Historias intrigantes, arriesgadas, emocionantes. A quien más y a quien menos le ha podido gustar esta clase de historias, pero, el suspense de este género siempre ha tenido un amplio público. De esas historias ¿Cuánto es real y cuánta ficción? Hoy, de manos de auténticos detectives en Madrid, os traemos 10 mitos sobre los detectives privados confirmados.

¿Cómo trabajan los detectives privados?

La ciencia-ficción nos ha hecho fantasear mucho con el mundo detectivesco. Personas, normalmente hombres, que se mantienen en la sombra, vestidos con sombrero y gabardina, con una lupa en el bolsillo y el cigarro encendido.

Persecuciones de delincuentes enmascarados, callejones bañados en sangre, trampas imposibles. Demasiadas emociones para el día a día.

¿Qué tiene que ver lo que nos han enseñado con la realidad de estos profesionales? De verdad usted cree que una persona vestida como el clásico detective ¿sería capaz de pasar desapercibida? Por supuesto que no, pero no todo es falso.

Desde Indicios Detectives queremos acercar a nuestros lectores mitos reales sobre nuestra profesión.

10 Mitos sobre los detectives privados confirmados

1. Los viajes

En las películas, series y libros, los detectives tienden a tener una rutina bastante desestructurada, durmiendo en moteles de carretera en malos barrios, habitaciones lúgubres y sucias… ¿Cuál es la parte cierta de todo esto?

Los detectives sí que viajan a menudo debido a que las investigaciones no se centran solo en su ciudad, sin embargo, todo ese ambiente novelesco de mala muerte no es el habitual.

Los viajes que realizan los detectives no suelen ser demasiado largos, como mucho una semana si se alarga la investigación o, casos más prolongados, como excepciones. A la hora de elegir alojamiento, estos eligen el mismo a donde va su investigado o uno cercano a este.

Nuestra empresa cuenta con años de experiencia y en ninguna ocasión, ninguno de nuestros detectives se ha alojado en una habitación de mala muerte, sino más bien todo lo contrario. No será la primera ni la última vez en la que nuestros detectives realicen una investigación donde el sospechoso no tenga remordimientos en gastar cantidades ingentes de dinero a espaldas de su familia o su empresa.

2. La discreción

Cuando hablamos de este término, hacemos referencia sobre todo a pasar desapercibido. No encontraras a un detective como en las películas, fumando de pipa, con una pistola en el bolsillo y una lupa siempre a mano. Lo que esto tiene de verídico es que los detectives se ven obligados a “disfrazarse”; pero, por favor, no nos imaginemos a un mítico Mortadelo y Filemón, un investigador disfrazado de farola o de perro, tan solo es posible en el cómic.

La técnica del “disfraz” es más común de lo que parece. Hay que adaptarse a las investigaciones, por ello, para poder pasar desapercibidos, debemos de tener encuentra en que ámbito se va a llevar a cabo, no es lo mismo grabar a un empresario en un Rich, que aun hombre en un prostíbulo. Es por ello por lo que el detective debe de ser capaz de adaptarse al ambiente adecuadamente, pasando no solo por su atuendo, sino también por su forma de actuar.

3. La violencia

Es frecuente ver en la televisión o leer en las novelas, el gran riesgo al que se exponen los detectives. Amenazas a manos de mafiosos, delincuentes o traficantes que descubren al detective, fotos de sus hijos enviadas como amenazas, o situaciones tan dispares y terribles que, gracias a dios, no viven los detectives reales.

Aunque no a niveles de las películas y los libros. Los detectives privados se enfrentan a situaciones delicadas en cada investigación.

Cierto que se trata de una profesión con riesgos, peculiares en su mayoría. Existen casos muy delicados, hay que tener en cuenta que un detective privado no puede investigar un caso publico, pero ¿Cómo sabemos si se trata de un caso publico si aún no hay pruebas? En el caso de que lo sea, después de obtener esas pruebas, el detective debe de acudir a la fiscalía. Es por estas situaciones por las que este trabajo tiene momentos delicados.

Existen muchos tipos de investigación, pero en más de una ocasión, los detectives se han encontrado con gente que traficaba con drogas, cuando los habían contratado por una baja laboral, por ejemplo, este tipo de gente suele estar muy alerta y pueden darse situaciones de riesgo.

4. Los sobornos

Es poco frecuente, pero ¿Qué sucede cuando el investigado pilla infraganti al detective? Normalmente estas situaciones vienen dadas porque la persona a la que se le realiza la investigación ya está de sobre aviso. Por ejemplo, ante una infidelidad, la persona que contrata al detective ha amenazado a su pareja con ponerle un investigador privado para pillarlo, o porque, al mismo investigado, se le revelan pruebas de la investigación sin que esta haya sido finalizada: “el otro día estuviste en el hotel cuando me decías que estabas trabajando”.

Aunque parezca increíble, cuando nos enfrentamos a esta infrecuente situación, una de las actuaciones posibles de los investigados es el soborno. Ofrecer más dinero que el cliente para que así, el detective entregue un informe manipulado, en el que no se desvele la verdadera actividad de esta persona.

Pero como hemos dicho anteriormente, es una situación muy poco común. Las pocas que se han dado han sido debido a que el investigado estaba sumergido en un tema donde había en juego grades cuantías económicas.

Desde nuestra experiencia, preferimos terminar con la investigación antes que llegar a ser descubiertos. Es relativamente fácil saber cuándo el investigado tiene sospechas y bajo ningún concepto aceptaríamos tal situación.

5. Investigaciones amorosas

Cuántas veces hemos visto novelas donde, gracias a un detective privado, se ha logrado localizar a ese amor verdadero. Quitándonos de fantasías, si es cierto que los detectives viven día a día con temas relacionados con las parejas. Las investigaciones de infidelidades es el pan de cada día.

También es cierto que, aunque no es frecuente, hemos tenido casos de personas mayores que rondaban entre los 60 y los 80, que querían localizar a seres queridos con los que habían perdido el contacto hace años, incluso, viejos amores.

6. Los soplones

Un clásico del género detectivesco es que los detectives cuenten con un sinfín de soplones que les ayudan a resolver el caso, a cada cual más extravagante, como prostitutas, mafiosos, traficantes, mendigos. ¿Puede ser esto real?

No al pie de la letra, sin embargo, es cierto, que los buenos detectives tienen contactos que les pueden facilitar cierta información que se encuentre lejos de su alcance.

Esto es por lógica, no por ser un miserable, un manipulador y mucho menos si hablamos de temas ilegales. Es fundamental en el trabajo de un detective privado contar con la mayor cantidad de información para así poder resolver los casos con mayor destreza y resultados certeros.

7. El estrés

El Martini “mezclado, no agitado”. ¿Quién no conoce esa mítica frase de James Bond? Son muchas las personas que asocian la imagen del detective privado con un hombre que se despierta ojeroso, con el cigarro apagado aun en los labios, con la amante en la cama. Ese hombre que mezcla el café con alcohol, que debido al estrés y a los riesgos,

Los problemas no se ahogan en alcohol.

“Mezclado, o agitado”

ahoga sus problemas en alcohol, pero ¿Tan estresante es la vida del detective que necesita drogas para poder aguantar el día a día?

Aunque el mito no tiene nada que ver con la realidad, es cierto que la profesión de detective privado somete al profesional a una vida de estrés, decisiones rápidas y planes que nunca pueden seguirse al pie de la letra.

Ser detective privado requiere gran estabilidad mental y una buena forma física, ser consciente de que es un trabajo duro, es fundamental para poder seguir el ritmo diario.

Aunque se trate de una profesión absorbente, las drogas y el alcohol solo se presentan en casos aislados, como puede darse en casos de funcionarios, comerciales, y cualquier otra profesión.

8. Expolicías que se vuelven detectives

Hay muchos detectives privados que anteriormente eran policías. Los expolicías son una gran competencia, sobre todo a los bajos precios que ofrecen en el mercado.

Esto es debido principalmente a policías que piden una excedencia o deciden prejubilarse, anteriormente existía una ley que les obligaba dos años antes de poder ejercer como detectives privados, pero ahora, al modificarse, tienen más ventajas que los demás profesionales.

No debemos encasillar a los expolicías con el papel con el papel que se les suele representar en las novelas detectivescas, esos granujas expulsados del cuerpo, que, con ganas de seguir en plena acción, deciden tomar el camino de detective privado.

9. La policía contra los detectives.

¿En cuántas series policiales hemos visto el papel del detective que husmea en todos los casos, interviniendo con actitud de superioridad, en el trabajo de los policías?

Los casos en que los policías y los detectives privados trabajan codo con codo no son trabajos comunes, aun así, siempre hay un trato cordial entre profesionales.

Entonces ¿Qué tiene de real este mito? Aunque, como hemos dicho anteriormente, es una situación muy poco común, hemos conocido casos de detectives intervenidos por la policía, ya que el sospechoso se había dado cuenta de que alguien le estaba siguiendo. Imagínese, llevar varios días sospechando que hay un hombre siguiéndole ¿No llamaría a la policía?

Insistimos, son casos extraños, pero si se han llegado a dar.

10. Casos relacionados

Principalmente en las novelas de detectives, se dan las situaciones donde un caso tiene que ver con otro o incluso llega a resolverlo. Por desgracia, en la vida real no contamos con esta facilidad, pero si es verdad que se dan coincidencias, más por azar o suerte que por ser una situación común.

La vida de un detective no es tan emocionante como en las películas

La ciencia ficción siempre abusa de las emociones. Si es verdad que los detectives privados tienen una profesión peculiar y que, debido a esto, tienen anécdotas creadas por la experiencia, que otro tipo de profesiones nunca se podrán tener.

Este artículo de 10 mitos sobre los detectives privados confirmados nos deja claro, que, aunque a otro nivel, la ficción siempre tiene un origen.

Los detectives privados más famosos del cine
Las primeras detectives victorianas mujeres

Share This Story!

You may also like

10 Mitos sobre los detectives privados confirmados

¿Cuántos de nosotros hemos visto una película o hemos leído un libro sobre detectives? Historias intrigantes, arriesgadas, emocionantes. A quien más y a quien menos le ha podido gustar esta clase de historias, pero, el suspense de este género siempre ha tenido un amplio público. De esas historias ¿Cuánto es real y cuánta ficción? Hoy, de manos de auténticos detectives en Madrid, os traemos 10 mitos sobre los detectives privados confirmados. ¿Cómo trabajan los detectives privados? La ciencia-ficción nos ha hecho fantasear mucho con el mundo detectivesco. Personas, normalmente hombres, que se mantienen en la sombra, vestidos con sombrero y gabardina, con una lupa en el bolsillo y el cigarro encendido. Persecuciones de delincuentes enmascarados, callejones bañados en sangre, trampas imposibles. Demasiadas emociones para el día a día. ¿Qué tiene que ver lo que nos han enseñado con la realidad de estos profesionales? De verdad usted cree que una persona vestida como el clásico detective ¿sería capaz de pasar desapercibida? Por supuesto que no, pero no todo es falso. Desde Indicios Detectives queremos acercar a nuestros lectores mitos reales sobre nuestra profesión. 10 Mitos sobre los detectives privados confirmados 1. Los viajes En las películas, series y libros, los detectives tienden a tener una rutina bastante desestructurada, durmiendo en moteles de carretera en malos barrios, habitaciones lúgubres y sucias… ¿Cuál es la parte cierta de todo esto? Los detectives sí que viajan a menudo debido a que las investigaciones no se centran solo en su ciudad, sin embargo, todo ese ambiente novelesco de mala muerte no es el habitual. Los viajes que realizan los detectives no suelen ser demasiado largos, como mucho una semana si se alarga la investigación o, casos más prolongados, como excepciones. A la hora de elegir alojamiento, estos eligen el mismo a donde va su investigado

10 Mitos sobre los detectives privados confirmados

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies