Teléfono fijo +34 91 11 58 391 / Teléfono móvil y WhatsApp +34 636 433 047

El Blog de Detectives Privados Madrid, siempre desea que sus lectores estén al tanto sobre los sucesos más destacados de la actualidad. Hoy vamos a explicar los puntos claves sobre el asesinato de la pareja holandesa que sucedió en España en el año 2013.

El Caso Visser: el asesinato de la pareja holandesa en Murcia

A finales de mayo del 2013, la policía finalmente encontró a la pareja holandesa, muerta en una casa en medio del campo de la localidad de Alquerías, en Murcia. Se trataba de la ex-jugadora de voleibol, Ingrid Visser de 36 años y su pareja sentimental; Lodewijk Severin de 57. Ambos cuerpos estaban semienterrados en la huerta que posee la casa donde se hallaron sin vida. La última vez que se vio con vida a la pareja holandesa fue ese mismo día. Estaban alojados en el hotel Churra y habían reservado habitación para dos noches. A partir de salir del hotel, el rastro de la pareja holandesa, se perdió y no se supo más de ellos, hasta que la policía española, les encontraron muertos.

Quien dio la voz de alarma a las autoridades españolas sobre la desaparición de la pareja, fue un familiar; quien los esperaba en el aeropuerto holandés para recogerles el día 15. Ante la espera y no poderse poner en contacto con ellos, se puso en contacto con sus autoridades que a su vez, informaron a la Policía de nuestro país. En ese momento, comenzó la investigación.

A las dos semanas, los investigadores pudieron reunir todas las pistas y llevarlos ante un hombre, Juan Cuenca. Este había sido la mano derecha del dueño del club de voleibol de Murcia, Lifante. Había tenido una empresa de eventos y se convirtió en la persona para gestionar dicho club. No sólo eso, sino que había sido el responsable de fichar a Ingrid Visser, cuando ya había dejado la alta competición. Pero en el 2011, el club cerró. Muchos culparon la gestión de Cuenca e insinuaban que los chanchullos de este, era lo que había terminado pro acabar con el club de voleibol. Ante la desaparición, la policía española replegó todos sus esfuerzos en localizarlos; en una de las entrevistas a una amiga de la pareja holandesa, esta reconoce que la última vez que los vio fue cuando les llevo a una casa rural para una reunión con Juan Cuenca.

El Caso Visser: la pareja holandesa asesinada en España

El Caso Visser: la pareja holandesa asesinada en España

La mujer les explicó todo lo que sabía y les condujo hasta la casa, donde se hallo los cuerpos sin vida. La autopsia de los cadáveres revelaban que la pareja holandesa habían muerto el día 14 de mayo. Ella falleció a causa de traumatismos en la cabeza; golpes que había terminado con la vida de ella y la de su hijo no nato.Ingrid, estaba embarazada. No quiso contárselo a sus familiares, por temor a perderlo como le había sucedido antes, y esperaba que el embarazo estuviera más avanzado para poder celebrarlo con sus seres queridos. Los dos cuerpos de la pareja holandesa, habían sido descuartizados y semienterrados; murieron a base de recibir golpes.

La brutalidad de las muertes hizo sospechar a las autoridades españolas de un posible crimen ordenado o contratado por alguien, pero no a profesionales, sino a sicarios de “medio pelo”.

Con la pista de la amiga de la pareja y de Juan Cuenca, se cerco el circulo de este último. No sólo estaba él en la casa esperando a la pareja holandesa, sino que había dos personas más; dos ciudadanos rumanos que venían de Valencia.

El juicio de la pareja holandesa: El abogado de Juan Cuenca, niega la mayor

La investigación termino probando que Juan Cuenca había contratado a los dos ciudadanos rumanos para que hicieran el trabajo sucio. Y en esa misma casa, la pareja holandesa fue asesinada ante la mirada del que creían que era amigo suyo. El móvil de las dos muerte fue por dinero. Cuenca debía mucho dinero a la pareja de Ingrid y supuestamente, habían quedado para arreglar el préstamo que le había dado y recuperar por fin, su dinero. Durante la primera sesión del juicio sobre el asesinato de la pareja holandesa, el abogado de Cuenca; ha argumentado que su cliente no es el cerebro de la trama. Más bien otra víctimas más. Según el testimonio de su cliente, no sólo estaban en la casa los dos rumanos y Cuenca, sino un tercero.

Quien sería el famoso Danko. Y este sería el que mató a la pareja holandesa. Ante la amenaza de Danko, Cuenca no tuvo otra opción que ayudar a ocultar los cadáveres. Mientras para la policía española y la fiscalía, el tal Danko parece más bien, un personaje inventado que real. No se ha podido demostrar nada de su existencia, ni siquiera en los correos electrónicos que la pareja de Ingrid había cruzado con Cuenca para que este, le devolviera el dinero que le prestó.

La Fiscalía pide a los tres implicados en el asesinato de la pareja holandesa, más de 150 años de cárcel. Unos familiares de Ingrid y de Severin están en España. Quieren justicia y saber la verdad. Sus abogados ya les han avisado que en los días donde se muestren los cuerpos sin vida de sus familiares, sería mejor que no acudiesen a la sala. No es la primera vez, que un juez debe parar el juicio por momentos similares; no sólo familiares y amigos, sino miembros del jurado se han visto indispuestos por ciertas imágenes de homicidios.

Desde Indicios, el blog detectives privados les seguiremos ofreciendo más noticias sobre este caso y otros.

Share This Story!

You may also like

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies