Teléfono fijo +34 91 11 58 391 / Teléfono móvil y WhatsApp +34 636 433 047

¿Policías de Estados Unidos, qué les está pasando?.

¿Que les ocurre a los policías de Estados Unidos?.

¿Qué les ocurre a los policías de Estados Unidos?.

Desde hace más de un año, estamos contemplando sucesos nefastos con la policía estadounidense, muchos se hacen la pregunta de ¿Que les ocurre a los policías de Estados Unidos?.

Todos los que nos dedicamos a la investigación, ya sea privada o pública, debemos saber cómo reaccionar sin vulnerar los derechos fundamentales; los detectives privados, conocemos muy bien, como realizar nuestras actividades dentro del marco jurídico, al igual que los policías.

Es verdad, que ellos , en cada actuación se exponen y se pueden dejarse la vida. Están caminando en esa estrecha línea. Pero siempre y cuando, no haya más posibilidades ni salidas, un policía no debe disparar nunca.

En España, si un policía dispara, debe estar tan seguro, que no le puedan demandar, ni tener unas consecuencias nefasta. Debe haber una justificación de tal calibre, que en caso contrario, se quedaría sin su puesto de trabajo.

En cambio, en Estados Unidos, no hay ni un solo mes, que no exista una incidencia de estas características; un policía dispara y mata a un ciudadano afroamericano o latino. Lo peor es, que se supone, que son personas preparadas y adiestradas para qué, en cualquier situación no pierdan el control.

Pero desgraciadamente, observamos que en todas las noticias donde ha habido un asesinato de esta índole, el sospechoso iba desarmado o estaba de espaldas. Lo que nos hace reflexionar; si están adiestrados para situaciones extremas, ¿ por qué no pueden detener y arrestar sin tener que disparar?.

La imagen de las autoridades estadounidenses está quedando muy sesgada y la firma del racismo, está siendo mas palpable que nunca. Se supone que ellos son los que protegen a la ciudadanía, la que controla que nadie haga daño a alguien, pero últimamente, esto parece el mundo al revés.

Policías disparando a ciudadanos desarmados que por temor, salen huyendo del lugar de los hechos y sin mediar palabra son asesinados. Esto es lo que sucedió en el Estado de Carolina del Sur a un ciudadano.

Cuando una patrulla de policías pararon a un conductor por tener una de las luces traseras de su coche rotas. El hombre era un afroamericano, que por miedo o temor, salió corriendo.

Puede que su reacción fuera infantil o extraña, pero la mente humana reacciona a veces de forma ilógica. Y nadie puede ponerse en el “pellejo” de nadie y menos criticar las reacciones de cada uno.

Walter Scott de 50 años, fue tiroteado por el agente Michael Slager de 33 años; cayó fulminado y en vez de llamar a una ambulancia, el agente se agacho hacia su cuerpo malherido, para esposarle.

Toda la escena fue grabada por un viandante, que gracias a su grabación, el mundo pudo conocer la verdad de lo ocurrido; si no hubiese quedado como en muchos casos, como una acción policial sin más.

Las imágenes de Walter Scott, corriendo por el césped, asustado y luego cayendo al suelo por culpa de los disparos del policía; hicieron que millones de personas de distintas nacionalidades, no solo se escandalizaran sino que manifestaran su repulsa con esta actuación policial.

Lejos de apaciguar las aguas, por mucho que saliesen los responsables del agente, los ciudadanos se manifestaron pero, sin embargo, estas actuaciones prosiguen como la ultima, donde también gracias a un viandante, se pudo observar como un policía, reducía a una muchacha afroamericana, sin importarle la fuerza que causaba contra ella o si esa actuación rebasaba los limites.

Claro está, que si esos ciudadanos habían hecho algo ilegal o denunciable, las autoridades deben poner orden, pero siempre y cuando, esa presión policial, no exceda los limites y menos, amenace las vidas de personas.

Las manifestaciones sobre las actuaciones policiales, han hecho que muchas ciudades, miren a sus agentes con cara de póker, como si quisieran leer las mentes y saber si van a disparar o solo van a ser detenidos.

El problema llega cuando en realidad, el racismo continua en la consciencia de muchos ciudadanos; el hombre negro es malo y el blanco, significa los valores más importantes y fundamentales de la humanidad.

Pero lo peor, es cuando responsables políticos, arengan que si se actúa así, es porque la policía conoce muy bien su comunidad y saben que hay núcleos donde disparar es lo único que se puede hacer.

Nadie piensa, que estas acciones son recogidas en la mente de niños afroamericanos o latinos, que incrédulos observan la vida y sacan sus propias conclusiones. No podemos esperar, que esos niños, cuando sean mayores, no tengan en la conciencia, que al ser negros y latinos tiene más posibilidad de ser detenidos y acusados de crímenes.

No podemos esperar, a que esos niños respeten a una justicia sesgada o a unas autoridades, que solo se fijan en el color de la piel y en la religión.

Si queremos que los menores, crezcan y hagan cambios para mejor, no se puede empezar separándolos y dejándoles creer, que si nacen en una zona o son de una etnia o raza distintas, no van a tener ninguna posibilidad de poder alcanzar sueños como el de estudiar una carrera o trabajar en una empresa importante.

La educación en las mentes mas jóvenes es lo que separa a una sociedad con aspiraciones a vivir mejor, comprender al que tenemos al lado, a tener valores y sobre todo empatía, con los demás conciudadanos, de una cuyo valor máximo sea el poder y haber nacido en una familia blanca, con dinero y sin temor a ser arrestado o disparado por ser blanco.

Si desde pequeños le mostramos un mundo injusto y sin valores, después no nos echemos las manos a la cabeza y esperemos que ese niño de mayor, no sienta odio y carezca de empatía hacia los demás.

Las reflexiones deben hacerse, ya es hora de mirar y pensar que sucede a estos policías, que se suponen que están tan preparados para soportar situaciones tan tensas y que puedan controlarlas y en vez de eso, tengan el “gatillo” tan apretado.

Detectives Privados Madrid- Agencia de Investigadores Privados.

Share This Story!

You may also like

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR