Teléfono fijo +34 91 11 58 391 / Teléfono móvil y WhatsApp +34 636 433 047
Pruebas para despidos disciplinarios: robo,hurto y sabotaje

Pruebas para despidos disciplinarios: robo,hurto y sabotaje

Detectives Madrid obtiene por usted pruebas para despidos disciplinarios. Ante una sospecha sobre robos o hurtos e incluso de sabotajes por parte de un trabajador, se necesita pruebas. Para ello, la mejor opción es la contratación de detectives. Por mucho que sepamos quién puede estar detrás de todo esto, ese trabajador puede denunciarnos por despido improcedente. Y sin pruebas que digan lo contrario, sin probar ante el juez que ese ex-empleado era el causante de los robos, perderemos el juicio. Resumiendo, tendremos que pagarle una indemnización después de lo que nos ha estado haciendo.

Contratación de detectives: Pruebas para despidos disciplinarios

En detectives en Madrid, sabemos que lo más importante son las pruebas. Nuestro objetivo es ese, ni más ni menos. Cualquiera que sea el servicio de investigación todos nuestros clientes quieren evidencias. Da igual que sea una indagación sobre una supuesta infidelidad como si es una baja fingida. Y nosotros como investigadores privados que somos,se las damos. Cuando la cuestión es para litigios, se debe ser claro y conciso en nuestro trabajo. No se puede recoger pruebas que sean refutables, estas deben dejar claro las acciones, hechos, conductas y comportamientos de los investigados.

Así cuando sean mostradas en los tribunales no haya genero de duda. Lo mismo ocurre, cómo deben ser recogidas estas. No se puede correr el riesgo que las invaliden; ni por la otra parte que lo solicite, ni que el juez vea algo contra la ley.

Pruebas válidas y procedentes. Los detectives y sus investigaciones

Los detectives privados en España estamos formados en las distintas disciplinas del derecho de nuestro país. Para acceder a esta profesión es necesario estudiar una carrera, en la cual damos diferentes áreas como psicología, estadística, sociología, derecho…Debemos conocer nuestras limitaciones a la hora de actuar en nuestro trabajo, lo mismo, que saber lo que la ley nos permite. Así cuando nos contratan nuestros clientes puedan estar seguros y garantizarles una óptima investigación.

En las investigaciones laborales debemos centrarnos en la conducta y la acción del trabajador. Es verdad que si existe robo debemos añadir que esto es un delito y por tal no podremos investigar. Ya que la ley de Seguridad Privada, la que nos rige a los detectives, nos prohíbe hacer indagaciones donde haya actos perseguibles de oficio. Para ello están los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado.

Falta de mercancías, productos, dinero de la caja…

No obstante, al referirnos sobre el robo, más bien hablamos cuando en el ámbito laboral empieza a faltar cosas. Como materiales de oficina, productos, mercancías o incluso, dinero. El empresario o autónomo sospecha pero no sabe quién puede ser el responsable de estos hechos. Y aunque sepa quién es, no puede hacer nada hasta que tenga pruebas y así despedirlo con una justificación. Tenemos que tener presente, que en nuestro ordenamiento jurídico para que haya un despido debe haber varios requisitos. Y uno de ellos, es cuando un empleado no realiza bien su trabajo o tiene conductas de mala fe.

Es decir, va a en contra de los intereses de su empresa o contratante. Como hemos señalado antes, e incluso, en otros artículos de este blog de detectives, se necesita justificación. No podemos despedir a nadie por gusto, sobre todo, cuando existe posibilidades de ser denunciados por el propio ex-trabajador.

Despido procedentes con pruebas contra el ex-empleado

Las pruebas son las que podrá probar el porqué de esa decisión por parte de la empresa. Si se prueba como ese trabajador se ha aprovechado de la buena fe de la empresa, el juez nos dará la razón. No sólo nos quitamos a una persona que no merece tenerla en nuestra empresa, sino que nos ahorramos una indemnización.

Seguimientos, vigilancias o monitorización en el trabajo son algunas de las técnicas que se utilizan. Porque no sólo sucede todo esto dentro del trabajo, sino fuera. Como por ejemplo, cuando no se hace las rutas comerciales o de entrega. O cuando se coge material de la empresa para hacer trabajos para su propio provecho. E incluso, cuando se hace trabajos a domicilios y se pide un poco más al cliente. Nosotros hacemos seguimientos y a veces, usamos dispositivos ocultos para realizar entrevistas. Todo para obtener pruebas que muestran las sospechas de nuestro cliente.

Las cámaras de seguridad para controlar a los empleados

Instalar cámaras de videovigilancia está dentro de los postulados del Estatuto de los Trabajadores. Concretamente a esto se le llama control laboral y en el artículo 20.3, ampara al empresario para que utilice todos los medios que este a su alcance. Así puede verificar el cumplimiento de los trabajadores en su horario laboral. Hasta hace unos meses, se necesitaba el conocimiento de los trabajadores para las colocaciones de estas cámaras. Actualmente y con algunas sentencias del Tribunal Constitucional se ha cambiado este punto de vista. Ya no es necesario que los propios empleados sean informados de estas medidas.

Lo que no ha cambiado ha sido las reglas de donde se debe y no se deben poner estos dispositivos. Queda prohibido en zonas como aseos o servicios, incluyen la zona donde se cambian los empleados…Además la empresa que decida poner las cámaras deberán estar sujeta a la Ley Orgánica de Protección de Datos.

¿Qué es lo que pide la Ley Orgánica de Protección de Datos?

La Ley de Protección de Datos, exige que la empresa esté inscrita en los ficheros en el Reglamento europeo de protección de datos. Que se elabore un documento de seguridad, que se tenga una disposición de formularios para el ejercicio de derechos ARCO. Y la existencia de carteles informativos, con estos se da por satisfecha la ley, que los trabajadores saben de la existencia de dichas cámaras.

Pruebas para despidos disciplinarios: robo,hurto y sabotaje

Pruebas para despidos disciplinarios: robo,hurto y sabotaje

Además el propio Tribunal Constitucional, avala el uso de las cámaras ocultas como control de trabajadores. Y cómo pasa con las cámaras de videovigilancia normales, también deben estar sujetas al tratamiento de las imágenes por la LOPD. Si alguna empresa o empresario no se ajustan a lo que pide la ley puede enfrentarse a penas leves o graves. Por no mencionar, que si se consigue una prueba de esas grabaciones, no servirán ante ningún tribunal. Y en vez de probar el despido disciplinario, nos veremos envueltos en una sentencia contra nuestros intereses. No sólo deberemos pagar la indemnización por despido improcedente, además tendremos una multa por no respetar la LOPD.

Competencia de un trabajador con su empresa y no respetar rutas

A veces, un trabajador puede entrar en conflicto con su empresa por motivos diferentes. Algunos al encontrarse descontentos con sus superiores o en su puesto, deciden irse. Otros aguantan pero se van calmando y continúan rindiendo. Pero a veces, nos encontramos con empleados que quieren vengarse o se toman su propia justicia. Comerciales o repartidores que no respetan las rutas o incumplen su labor, como empleados que ofrecen sus servicios al margen de su empresa. En estos servicios de investigación se hacen seguimientos y vigilancias donde las grabaciones aportan lo que hacen en todo momento. Veremos si un trabajador utiliza material o incluso, el propio vehículo para realizar trabajos ajenos a la empresa.

Probaremos si los comerciales y repartidores respetan las rutas como si entregan los paquetes adecuadamente. Verificaremos si los comerciales siguen haciendo su trabajo o “venden” a otras empresas en vez de la suya. En definitiva, recogeremos pruebas para disponer si se desempeña o no, las funciones por las que han sido contratados en su día.

Despido disciplinario sin temor a ser denunciado por despido improcedente

Muchos autónomos y empresarios temen ser denunciados por despido improcedente. La necesidad de portar pruebas es lo único que evita que el ex-trabajador lleve a los tribunales a ese empresario. Por mucho que sospechamos de alguien no podremos hacer nada. Además que puede que estemos equivocados y el verdadero autor sea otro; alguien que no pensábamos. En los procedimientos jurídicos quien manda son las pruebas, solo tendríamos la palabra de uno contra la del otro. Y es bien sabido, que los tribunales de lo social siempre van a favor del más débil. En estos casos al lado del trabajador.

Contratar a un detective privado y que obtenga pruebas para despidos disciplinarios, es la mejor opción de todas. Probar ciertas conductas y acciones por parte de los empleados, es primordial ante cualquier tribunal. Si usted está buscando una solución para su problema y necesita asesoramiento, póngase en contacto con nosotros. Inmediatamente le ayudaremos a buscar una salida a su problema.

Share This Story!

You may also like

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies